Cocinó por 3 horas pasta de distintos colores. Luego la bañera se llenó de lo que él más quería

Cocinó por 3 horas pasta de distintos colores. Luego la bañera se llenó de lo que él más quería



Para que tu familia esté feliz, se tienen que hacer algunos sacrificios, ¿no?

Las abuelas son lo mejor que nos podría haber pasado ¿no? Cuando tienes hambre o solo quieres que alguien te de un poco de cariño, ellas son las indicadas. Jamás te dejarán salir de su casa sin un plato de comida bajo el estómago y el brazo. Además de comprarte las cosas que te gustan más que nada.

Dresden Manning, sin embargo, creo que es el nieto más afortunado por Patricia. Según comenta su padre Brandon a Elite Daily, ella se preocupa más de lo que esperaría de su nieto y le da todo lo que le gustaría. Literalmente TODO.


El pequeño Dresden vio en su programa de televisión favorito un desafío: llenar una bañera de pasta de distintos colores y tirarse a ella. Claro que nunca pensó que alguien lo ayudaría a cumplir su sueño y quién más que su abuela Patricia.


Ella se pasó tres horas en la cocina haciendo la pasta, luego poniéndola en bolsas de plástico con colorantes, para que Dresden se pasara dos horas de su vida en el mejor baño que jamás podrá recordar.



Sinceramente, ¿han visto a un niño más feliz que ha este?



¿Valió la pena? ¿Harías esto por tu nieto?