La desgarradora carta de un niño víctima de bullying que recorre Internet. Lo llamaban “huacho”


La desgarradora carta de un niño víctima de bullying que recorre Internet. Lo llamaban “huacho”
“No quiero estar cerca de malas personas y ustedes lo son”.




La cantidad de niños y niñas que son víctimas de bullying a diario aumenta considerablemente. Los atacan por su apariencia, personalidad, clase social o hasta por algún detalle que tengan. Tanto así que poca gente puede decir con firmeza que no fue víctima de ataque escolar. Incluso yo misma fui víctima de bullying durante años, y por lo mismo debemos hacer algo para frenarlo y evitar que cada vez más niños se sientan tristes y atacados cada vez que van a la escuela.

Algunos incluso han llegado a suicidarse, y son niños. Jamás deberían sufrir algo así. Y, de hecho, en Internet recientemente circula la carta de un pequeño que fue víctima de bullying en su escuela y que, ante tanto acoso y ataque, hasta llegó a pensar en suicidarse. Afortunadamente no fue así.


Hijo de Paola Givovich, madre soltera, el pequeño sufría depresión porque en la escuela lo llamaban “huacho” por no tener padre. El niño de 12 años vivía aislado en el colegio y solía esconderse para huir de las burlas y constantes ataques. De hecho, pensó en suicidarse dentro de un baño.

“Él se quería matar y hacerlo dentro del colegio. Estaba escondido en un baño de unos compañeros y tuvo la idea de quitarse la vida. Ya no quería más. Su sicólogo me dijo que lo sacara, que ya era muy peligroso que siguiera, él estaba con depresión, pánico nocturno; un niño de 12 años tomaba antidepresivos, ansiolíticos”


Finalmente la madre del pequeño decidió cambiarlo de establecimiento. Eso sí, la directora del colegio les pidió que antes de irse el niño se despidiera de sus compañeros. Y ahí fue cuando tuvo la idea de escribir una carta de despedida… una carta que está recorriendo las redes sociales por lo desgarradora que es.

El niño se paró frente a sus compañeros y, antes de leer la carta, apuntó con el dedo a quienes le habían hecho daño y los identificó por nombre y apellido. Luego leyó la carta y todos quedaron impactados.

“Hoy vengo a terminar un ciclo muy doloroso para mí ya que ustedes me han hecho pasarlo muy mal en el curso, con las constantes agresiones de los que se creen bacanes.

Me voy porque mi madre y yo lo decidimos, no quiero estar cerca de malas personas, y ustedes lo son. Me han ofendido con cosas muy dolorosas como que no tengo papá, pero cualquiera quisiera tener la gran madre que tengo, me han dicho que todos me odian pero están equivocados, hay mucha gente del colegio que me quiere y por ellos me da pena irme, pero ustedes causan mucho dolor. 

Con pena les digo que el colegio no supo cuidar mi integridad


Al resto ojalá le vaya bien y se den cuenta de que no deben callar por un grupo de matones, miren de frente la vida y sean valientes, que la injusticia debe ser denunciada y ustedes pueden hacerlo, dejen de tener temor”


Finalmente el pequeño pudo comenzar un nuevo año escolar en otro colegio donde afortunadamente no ha sido víctima de acoso escolar. Mientras tanto, la madre del menor demandó al antiguo establecimiento por no seguir los protocolos contra el acoso que el Ministerio de Educación de Chile tiene establecidos.

Ningún niño merece pasar por algo así.