Los médicos creen que el bebé morirá, pero sobrevive y ¡es preciosa!




"En el hospital de Florida mandaron a Abigail a casa para que muriera allí. Pero al observar de cerca el TAC de Abigail vi algo distinto: quizás el tumor de la niña no es maligno", cuenta el neurocirujano del Hospital Infantil de Boston, Dr. Alan R. Cohen.







"Llamé a la madre y le dije que no deberíamos rendirnos aún".


Al colgar el teléfono, la madre de Abigail se sintió abrumada. Hasta ese momento no había preparado la habitación para su hija o pensado en las vacunas, porque pensó que Abigail no viviría lo suficiente. "Me aterrorizaba aferrarme a esa esperanza, así que la dejé ir. Ahora de repente creo que mi hija vivirá. Incluso aunque me digan que no hay un 100% de posibilidades de que suceda. Pero yo me aferro a esta esperanza", asegura Erica.


Y, tras realizarle nuevas pruebas, descubren ¡que el tumor es benigno! El tumor fue extirpado en una operación y, según el médico, no volvería a aparecer. "Su pronóstico es estupendo", dice el doctor Coben. "Esta es una historia con un comienzo muy triste y un final muy feliz".


En su página de Facebook, Erica se deja llevar por la alegría del "segundo" nacimiento de su hija. "No me lo puedo creer. Estoy tan feliz. Cuando miro a mi preciosa niña, no puedo creerlo. ¡Dios mío, puedo quedarme contigo! Estoy deseando que hagas las cosas normales de la vida. Es maravilloso".


Erica y Stephen Jones se habían preparado para lo peor que un padre puede vivir: ver a su hijo morir. Pero valió la pena mantener la esperanza y ahora no dejarán a su maravillosa querida hija irse tan rápido. Si esta historia con comienzo desesperado pero feliz final te ha conmovido, compártela con todos tus conocidos.