Al ver por primera vez a su hijo, esta horrorizada mamá se negó a amamantarlo… ¡Pero, para otros es un santo!


Hace algunas semanas, en la India nació un bebé muy inusual. La madre del niño, Khalida Begum, casi se desmayó al ver por primera vez el rostro de su hijo.




Hasta entonces, la mujer ya había dado a luz cuatro veces, y todos sus hijos anteriores eran bastante normales. Sin embargo, este chico se veía tan distinto, que su asustada madre incluso se negó a amamantarlo. ¡Hasta los médicos quedaron impactados, al examinarlo!

Pero los habitantes del pueblo, por el contrario, se regocijaron por el nacimiento del desafortunado niño. Advertencia: ¡Las imágenes que verás a continuación, no son aptas para los débiles de corazón!
 
El diagnóstico preliminar de los médicos locales fue una ictiosis arlequín, lo que, en parte, explicaría los ojos saltones del bebé. Sin embargo, otros médicos más especializados, al ver las imágenes de la criatura, le diagnosticaron anencefalia, un terrible defecto del desarrollo del cerebro.


Normalmente, los niños que nacen con ella, viven un par de días o una semana, a lo sumo. Sin embargo, se conocen algunos casos de anencefalia, con una sobrevida de dos años.
 

Los residentes locales, al verlo, enseguida lo llamaron la reencarnación del dios hindú Hanuman. Los campesinos de los pueblos vecinos, enseguida vinieron a ver al niño «milagro». Sus padres todavía no logran entender por qué su hijo ha nacido así.

La madre, incluso, llamó a su hijo «extraterrestre». El padre ve este nacimiento como un castigo del cielo. Sin embargo, pasado el primer impacto, la pareja ya se ha ido acostumbrado a su niño inusual, y trata, por todos los medios, de cuidar de él.

Por desgracia, las posibilidades de vida del bebé son casi nulas, especialmente en el interior de la India. Por lo general, estos casos son fácilmente diagnosticados en las primeras etapas del embarazo, sin embargo, ahí donde la medicina no llega, pocos pueden permitirse pagar estos exámenes.
Muchos médicos de otros países piensan esta pareja de la India sólo ha tenido mala suerte, porque esta malformación es extremadamente rara. Bueno, al menos, los aldeanos han tratado al niño bien, sin miedos o rechazos…