ESTAS VACACIONES EVITA QUEMADURAS POR EXPONERTE AL SOL... AQUI LA RECETA NATURAL


Podemos aprovechar las propiedades de diferentes ingredientes naturales para aliviar las quemaduras y acelerar su recuperación gracias a sus efectos antibióticos, antiinflamatorios y antioxidantes.





Las quemaduras son lesiones de la piel que suelen producirse por la exposición continua a los rayos del sol, o bien, por el contacto con alguna fuente de calor.

Suelen provocar un notorio enrojecimiento de la dermis, además de ampollas, manchas y otras alteraciones que son mal vistas a nivel estético.
De hecho, según su severidad, pueden ocasionar infecciones, cicatrices y muerte de los tejidos cutáneos subyacentes.
El problema es que muchos desconocen cómo tratarlas y, aunque generan ardor, ignoran que se les debe brindar un tratamiento para acelerar su recuperación.
Por suerte, hay soluciones de origen natural que, por su combinación de ingredientes, le brindan un plus de nutrientes a la piel para estimular su regeneración.
En esta oportunidad queremos compartir la receta de un ungüento de hierbas y miel de abejas, ideal para refrescar, proteger y curar.

¡No dejes de probarlo!
Ungüento natural de hierbas y miel de abejas para el tratamiento de las quemaduras
 Quemaduras
Las propiedades antioxidantes y regenerativas de algunas plantas se unen con el poder hidratante de la miel de abejas para brindarnos un ungüento efectivo contra las quemaduras superficiales.
Sus compuestos antiinflamatorios y antibióticos reducen la irritación de la piel y, a su vez, la protegen contra los microorganismos que le generan infecciones.
Se trata de un producto económico y natural que, a diferencia de las versiones comerciales, no contiene químicos agresivos ni genera reacciones indeseadas.
En lugar de esto, cuenta con activos naturales que reparan las células mientras contrarrestan la pérdida de aceites naturales y nutrientes.
Además, gracias a su riqueza de vitaminas y minerales, es un gran aliado para prevenir las manchas, cicatrices y otras imperfecciones derivadas de este problema.
¿Cómo preparar este ungüento casero de hierbas y miel?
 unguento-hierbas-miel
Este ungüento casero se obtiene de la combinación de hierbas naturales que, por su composición, ejercen efectos antibióticos, antiinflamatorios y antioxidantes.
Consuelda: Está recomendada para acelerar la reparación de las células afectadas por las quemaduras y, de paso, para controlar la inflamación.
Raíz de malvavisco: Una hierba antiinflamatoria que, por su contenido de vitamina E y C, favorece la curación de las lesiones y quemaduras.
Ajenjo: Sus propiedades disminuyen el enrojecimiento, la irritación y la sensación de ardor.
Junto a estas plantas mezclamos el prodigioso aceite de oliva, conocido por su alto contenido de ácidos grasos y vitamina E.
Además, se le agrega una cantidad importante de miel de abejas, necesaria para hidratar los tejidos secos y maltratados y, de paso, protegerlos frente a las infecciones.
Ingredientes
2 cucharadas de consuelda seca (20 g)
2 cucharadas de raíz de malvavisco (20 g)
2 cucharadas de ajenjo (20 g)
¼ de taza de aceite de oliva (50 g)
5 cucharadas de cera de abejas (75 g)
½ taza de miel de abejas orgánica (170 g)
Utensilios
Frasco de vidrio con tapa
Preparación
Introduce las hierbas en un frasco de vidrio hermético y, a continuación, cúbrelas con el aceite de oliva.
Déjalas macerar durante 24 horas, o bien, ponlas al baño María durante 2 horas a fuego bajo.
Tras obtener un aceite concentrado, pasa el producto por un colador fino y separa los restos de las plantas.
A continuación, a fuego lento, derrite la cera de abejas y mézclala con el aceite de hierbas.
Deja que se repose unos minutos y, para lograr una textura más cremosa, procésala con una batidora manual.
Continúa removiendo bien y mézclala con la miel de abejas orgánica.
Una vez obtengas el producto, envásalo en un frasco y déjalo reposar en un lugar fresco y oscuro.
Modo de aplicación

Toma la cantidad de ungüento que consideres necesaria y frótalo sobre la piel lesionada o quemada.
Asegúrate de limpiar la zona afectada antes de usar este producto, ya que así son más efectivas sus propiedades.
Cubre la herida con una venda y deja actuar la pomada toda la noche.
Repite su uso todos los días hasta curar la lesión.
¿Quieres acelerar la reparación de tu piel quemada? Toma nota de este maravilloso producto y prepáralo en casa para beneficiarte con sus propiedades.
Eso sí, ten en cuenta que las quemaduras no se alivian por completo desde la primera aplicación y es necesario ser constantes con el tratamiento para conseguir buenos resultados.
Además, es fundamental adquirir un protector solar de buena calidad, ya que su uso diario reduce el riesgo de complicaciones o nuevas quemaduras.