Este remedio te brindará una ayuda inmediata contra abscesos y forúnculos.


Este remedio te brindará una ayuda inmediata contra abscesos y forúnculos.
El tipo más común de inflamación de la piel – es el forúnculo. Por lo general, se producen en los folículos pilosos, glándulas sebáceas- Causan mucho malestar, especialmente, cuando la infección se produce en la piel de axilas y de la cara.


Cómo curar un forúnculo

Los abscesos y los forúnculos se complican aún más, cuando la parte afectada de la piel se localiza en una zona de lenta regeneración, como los muslos o las nalgas.

La mejor manera, por su puesto, es prevenir su aparición. ¡Pero, aún si notas una formación y maduración bajo la piel, no te desesperes! Hay varias maneras efectivas de hacerle frente a este problema. Todos son seguras, naturales, y es muy probable que las tengas en casa. ¡Sigue con nosotros!

1. Cauterización.
Método doloroso, pero muy efectivo. Las altas temperaturas destruyen la fuente de infección en una fase temprana y previenen su desarrollo en el futuro. Calienta la aguja y pégala de forma precisa y puntual sobre la zona afectada. Este método es eficaz, si el forúnculo solo acaba de aparecer.


2. Cebolla.
Conocida por sus propiedades antibacterianas, la cebolla inhibe el desarrollo de microflora patógena purulenta y ayuda a curar la infección. Aplica una rebanada a la zona afectada durante media hora. Repite el procedimient, al menos, tres veces al día, hasta que la infección se haya ido.


3. Agua.
Bebe bastante líquido. El agua limpia el cuerpo y elimina las toxinas venenosas.


4. Cúrcuma.
¿Piensas que el lugar de cúrcuma está solo en la cocina? Indispensable como condimento, la cúrcuma tiene propiedades antisépticas muy valiosas. Haz una pasta de 2 cucharaditas de cúrcuma, una cucharadita de aceite de ricino y unas gotas de yodo. Aplícala dos veces al día a la zona afectada. ¡El resultado será notable desde la primera aplicación!


5. Vinagre de manzana.
Otro agente terapéutico que se encuentra en los estantes de la cocina. Vinagre de manzana es el antiséptico natural sumamente poderoso. Hace frente a la perfección a las enfermedades graves de la piel.


6. Aceite esencial del árbol de té.
Este producto efectivo es recomendado por muchos dermatólogos. ¡Úsalo con precaución, pues el aceite esencial es una sustancia concentrada! Aplícalo sólo en una mezcla con otros aceites, principalmente el de oliva.


7. La sal de Epsom.
Sus propiedades altamente absorbentes favorecen la extracción de la masa supurante, ¡acelerando la recuperación doble, o incluso, triple más rápido que lo habitual!


Hay muchas opciones – elige la que más te guste. Una vez que obtengas el resultado, coméntanos en los comentarios, y asegúrate de compartirlos con tus amigos. Quizás, a alguno de ellos les interesa esta valiosa información.