encuentran en un campo de concentración al estilo nazi.


Primero desaparecieron masivamente. Ahora, se ha descubierto que se encuentran en una prisión secreta diseñada para encarcelar, torturar y asesinar a los que se nieguen a abandonar la república rusa




La república rusa de Chechenia vive una purga de homosexuales que solo responde a un objetivo: que desaparezcan de sus calles.
Encuentran campos de concentración para gays en Chechenia


La semana pasada, el diario ruso Novaya Gazeta reveló que 100 hombres sospechosos de ser gays fueron detenidos y torturados por las autoridades chechenas. Tres de ellos fueron asesinados, de acuerdo con las organizaciones humanitarias International Crisis Group y Human Rights Watch.
campos
Ahora, el mismo rotativo afirma que muchos de estos hombres se encuentran en un campo de concentración al estilo nazi. Una prisión secreta, situada en la ciudad rusa de Argun, que se ha diseñado para encarcelar y torturar a personas del colectivo LGTBI, y para asesinar a los que se nieguen a abandonar la república, de mayoría musulmana y conservadora.

A pesar de que las autoridades chechenas no han reconocido en ningún momento su responsabilidad, se dice que todas las atrocidades se han perpetrado bajo la orden de su líder, Ramzan Kadyrov.
Las desapariciones y las posteriores torturas en el campo de concentración han tenido lugar después de que uno de los grupos que lucha por los derechos del colectivo LGTBI en Rusia, GayRussia.ru, solicitara permisos para organizar desfiles en cuatro ciudades del norte del Cáucaso septentrional, del cual Chechenia forma parte.

                                                                                                                                                                              Getty Images
A pesar de que, como explicó a Novaya Gazeta el activista que coordinó la solicitud, Nikolai Alekseev, con ello solo pretendían organizar desfiles sin que nadie arriesgara su bienestar, hoy los peligros son más grandes que nunca.
Grupos que defienden los derechos humanos intentan remediar esta aterradora situación haciendo esfuerzos para sacar a los encarcelados del campo de concentración, según explicó a MailOnline la activista Svetlana Zakharova, de la Red LGBTI. Hasta el momento, unos 30 ó 40 habrían conseguido escapar. De acuerdo también con la activista, estos están aterrorizados y, por el momento, solo pueden permanecer juntos e inmóviles hasta que el clima del terror se apacigüe.
Además de vivir atermorizados por las autoridades, algunos de estos hombres tienen miedo de encontrarse con sus familiares. Sus seres queridos podrían cometer "homicidios de honor" contra ellos para limpiar un honor presuntamente mancillado.
Esta serie de atrocidades ha levantado la indignación entre organizaciones humanitarias, como Amnistía Internacional. Países como Reino Unido, Alemania y Estados Unidos han pedido a las autoridades rusas que investiguen la purga.
Una prisión secreta, situada en la ciudad de Argun, que se ha creado para una única finalidad: torturar y asesinar a hombres LGTBI que se nieguen a abandonar la república
La respuesta no ha sido la esperada. El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo a la agencia rusa Interfax que los funcionarios no sabían con certeza "hasta qué punto la información es verdadera". Además, añadieron que investigar esta situación "no era una prerrogativa del Kremlin".
La declaración más chocante fue la protagonizada la semana pasada por un portavoz de Kadyrov: "No se puede arrestar o reprimir a personas que simplemente no existen en la república. Si existieran la policía no tendría que preocuparse por ellos, ya que sus propios familiares los habrían enviado a un lugar del cual no habrían podido regresar".