Mitos de las vitaminas del complejo B...¡descubre la verdad y no te dejes engañar!

Cuando tenemos cierta deficiencia de nutrientes es común que el médico nos recomiende tomar vitaminas, pero existen diversos mitos alrededor de esta prescripción y aquí te explico sobre algunos de ellos.


Generalmente se dice que las vitaminas orgánicas, las que incorporamos al ingerir los alimentos, son mejores, pero en realidad no existe diferencia alguna con las sintéticas.

También puedes ver: ¿Para qué sirven las vitaminas?
El único contraste entre las vitaminas que ingerimos en alimentos y las que consumimos en pastilla o inyectadas, es que de las primeras puedes, además, obtener los beneficios de la fibra, el calcio y otras vitaminas.
El mito de la B12 y los veganos
Se piensa que entrar al estilo de vida del veganismo es peligroso, pues al dejar de ingerir carnes y lácteos se corre el riesgo de que bajen las defensas y llegue la anemia.

 

Pero, principalmente la vitamina B12, se puede asimilar tomando el multivitamínico complejo B. Según la Ethisch Vegetarisch Alternatief de Bélgica, es completamente falso que el veganismo sea peligroso, siempre y cuando se ingieran los adecuados suplementos.

Mito: “Entre más dosis mejor”
No todas las vitaminas pueden tomarse en dosis altas, pero los multivitamínicos actuales
representan el aporte diario que la mayoría de los adultos necesitan.
Mito: “Puedes comer poco si tomas vitaminas”
Esto es falso, pues todas las vitaminas dejan de funcionar sin la energía que generan los alimentos al ingerirlos.
Lo mejor es tomar las vitaminas en el desayuno, para que actúe durante el día; el complejo B trabaja mejor de este modo y compensa deficiencias en nuestro organismo.