La niña ensangrentada se dirigió hacia su madre... ¡UNA HISTORIA ATERRADORA!



Los parques infantiles, a menudo, pueden presentar una amenaza totalmente inesperada…





Un día, esta joven madre estaba de paseo con su hija Sandy. Muy animadas, decidieron llegar a su zona infantil favorita. Solían venir aquí a menudo: a Sandy le encantaba deslizarse por la montaña en forma de un tubo, que había allí.





Al igual que otras veces, la bebé corrió hacia su montaña favorita. Pero al bajar, la pequeña gritó desesperadamente… ¡no de alegría, sino del dolor! Llena de lágrimas, corrió hacia su madre, y ésta, aterrorizada, vio sus piernas ensangrentadas…


La niña fue llevada inmediatamente al hospital. Los cortes y raspones en sus piernas estaban no muy profundos, pero evidentemente, muy doloroso.

Más tarde, examinando cuidadosamente la montaña, la madre de la pequeña encontró vidrios rotos en el descenso. Los restos de una botella rota no estaban ahí por casualidad… alguien colocó pequeños fragmentos a propósito, ¡para hacerle daño a los pequeños!



La mujer informó inmediatamente a la policía. Guardianes del orden, con la ayuda de un perro de servicio, fueron capaces de identificar el lugar desde donde el malhechor observaba a los niños, pero su identidad aún se desconoce…