Me decía mi Abuela: “Mira, mija, pa’ que dejes de andar quejandote, te voy a dar unas cuantas sugerencias pa’que vivas bien, y no nomas sobrevivas… ”


Agradece por todo. No te quejes, dale Gracias a Dios que estas, que sigues, y que vives, nomas piensa que a otra bola de gente ya se la cargo la Chingada...



Cuando puedas comer…. Cooome, cuando puedas dormir… dueeerme, cuando puedas disfrutar… disfruuuta, cuando se trate de trabajar… traaabaja, y si aun puedes, échate unos traguitos, juega con los hijos, haz el amor o ponte a silbar, a cantar en la ducha, y da gracias por tener salud. No te la pases quejando… ¡Ayyy si hubieraaa!... ¡Ayyy si tuviera!... ¡Ayyy cuando tenga!... ¡Cuánto Sacrificio! ¡No mi’hiita, altas y bajas siempre ha habido y siempre habrán!




Si en la noche no puedes dormir, si estas vuelta y vuelta en la cama, pos’parate y ponte  a hacer algo, arregla un cajón, plancha tu blusa pa’ mañana, ponte a leer, porque si te quedas acostada con los ojos abiertos… ¡Vas a pensar puras huevadas! Y lo peor que te paras y las haces.

De los problemas ocúpate de los que puedas solucionar tú, de los que están en tus manos… Despabílate, aunque sea a ratos…
Si te dan… agarra… agarra todo lo que te den Agárralo, Aprovéchalo, así sea un beso o una pendejadita… porque uno vive pensando, que las cosas las genera uno, pero no sabes de qué forma te llegan… ¡así que tu agarra y no  te acobardes! 
¡Ahhh! Pero eso si… ¡No agarres lo que no es tuyo, ni la bicicleta, ni la bolsa, niel dinero, ni al marido de otra, lo ajeno respétalo, cada quien tiene lo suyo… ¡lo que se gana  y lo que se merece!



Lo que hagas, hazlo con ganas, con muchas ganas y mucho gusto, y hazlo bien o no lo hagas, olvídate de las envidias…! tu a lo tuyo porque sabes cuánto vale!
Ayuda y escucha a tus amigas, no hables mal de la gente, se orgullosa pero no arrogante ni prepotente. Se Humilde, no agachona, se valiente, no imprudente. Cuando ganes… sonríe, Cuando pierdas… no armes un escándalo… Y… si te da la gana… llora.



Nunca te preocupes por lo que no tienes, por lo que no puedes comprar. Cuantos que tienen todo el dinero del mundo y están en la cárcel, enfermos de la cabeza o guardados en un hospital, asustados o inseguros, o no son felices, no saben comunicarse, no tienen una familia como la tuya. Tú tienes algo más valioso que es… tu gente y tu salud.



Manda a la mierda a la Muerte… ¡que sea ella la que se preocupe por no poderte llevar, y no seas tú la que se preocupe porque ya te va a llevar! ¿Así? ¿o más claro? Y por ultimo mijita… si la vida te da limones… ¡¡Que limonada, ni que nada… a la mierda, TU PIDE TEQUILA Y SAL!!